sábado, 28 de septiembre de 2013

Mas fragmentos de la desfragmentización

Secándose el pelo, sentada en el borde de la bañera, le preguntó cómo le había ido. Lalo, desde la cama, el antebrazo doblado tapándole los ojos porque realmente le jodía el fulgor de la luz, gruñó que bien o algo así.
Se acostó junto a él; su piel estaba fresca, del baño que se había dado. La montó y abriéndole los muslos como cualquiera de los clientes que Mabel había atendido durante la noche; la penetró con fuerza.
Hay una capacidad de las mujeres de percibir cambios sutiles, tal vez en la composición de la sustancia del aire que las rodea o en el aliento que su hombre les respira en la boca, al besarlas. Mabel sintió que Lalo no estaba realmente allí. Que tras sus párpados cerrados, sus ojos tal vez estuvieran contemplando la presencia de otra mujer. 
A lo mejor sólo se tratara de una intuición, o de alguna alteración de la frecuencia en el impulso eléctrico de sus pulsaciones. Cuestiones de su imaginación, tal vez. No lo supo ni tampoco se lo preguntó, pero supo, de algún modo, que Lalo, o que la mente de Lalo estaba, en ese preciso momento, en otra parte. Lejos. Que el sexo que estaban teniendo era algo mecánico, como el de cualquiera de los desconocidos con los que tenía que tratar toda y cada una de las noches de su puta vida.

La sabiduría se materializa, ciertamente, en la práctica concreta del silencio. Mabel era ducha en ejercerlo. 

26 comentarios:

  1. Me puse al día leyendo éstos tres últimos fragmentos. Bien ejecutada,Garriga, con sensación de cinema noir.
    BRAVO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. muchas gracias Carlos, me gusta que te guste y me gusta tu modo de leer

      Eliminar
  2. Oh sí! esas intuiciones, deberíamos hacerles siempre caso, no se saben describir pero existen y no suelen fallar.
    La última frase genial, y cierta, yo trato de aplicarla con más o menos acierto, es difícil alcanzar esa sabiduría de saber estar callada y no remover nada.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los hombres también las tenemos. La síntesis de la hombria es ir para adelante, bajando el cuello y cerrando los ojos llevandonos por delante lo que se interponga.
      Solo ver lo que queremos ver
      lo que esta en nuestras mentes. Es bastante modico, por supuesto

      Eliminar
  3. Definitivamente tus fragmentos son de pocas pocas pero poquísimas pulgas.


    Besos a los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿pocas pulgas? Les pondré más. Vos podrías contarme alguna historia de alguna de ellas ¿no?

      Eliminar
  4. Que listas somos Garriga...el sexto sentido femenino...

    Y tú que bien escribes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. je parece que estoy trabajando para la conquista del mercado femenino. Gracias Enya

      Eliminar
  5. Cuando una mujer intuye algo en su pareja...
    Lista Mavel, sabe dosificar sus tiempos y administrar los silencios, no va a haber quien la pare.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. nadie para nunca a nadie. Solo nosotros mismos somos nuestros propias barreras, María, gracias

      Eliminar
  6. Esta vez voy a ser políticamente incorrecta ¿Ok?...Creo que la mayoría de las mujeres/hombre que sufren una vida “puta” es justo por practicar en exceso esa sabiduría del silencio, que lo es a veces, cierto... siempre que si te quedas en silencio no sufras dentro, no sea por evitar saber qué ocurre fuera o si te obligan a permanecer en él, porque sabes que no te escucharán.

    Es verdad... LALO es un trocho, MABEL un cielo. Siento que intuya, sufriría menos si no lo hiciera. Uno no imagina cuando siente. Siente... lo que no sabe es el qué.

    Contundente, claro... muy claro y muy bueno GARRIGA. Adiós!! ;)



    PD
    El gato gigante del dibujo de Garriguita también es contundente...es el rey del tejado, casi como las antenas...
    Un besito para él y ... para ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El día que vos seas políticamente incorrecta se acaba el mundo maria. Tal vez es un silencio este de procurarse mas tiempo. El mundo es duro para algunos. Necesitan que como dice el refràn, si vas a desenvainar, que salga cortando.
      No se qué es trocho. me gusta como suena.
      y muchas gracias de parte de garriguita.

      Parece que anduviste de hada en lo de nuria

      Eliminar
    2. La vida es dura para todos mi querido Garriga, solo que para unos lo es más y más a menudo:))
      Trocho, es un trozo de madera...que ni siente, ni padece, bruto, que va a lo suyo...
      Tú no eres un trocho por ejemplo:))

      Feliz semana.. ella me dejó jugar a eso:))

      Eliminar
  7. Garriga...no solo el estaría con la mente en otra mujer,
    tambien ella estuviese con otro en sus pensamientos en ese momento.

    ¡¡ interesante relato !!

    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. doris, tanto tiempo. Muchas gracias por tu comentario. Ella està con otros todo el tiempo. La fidelidad en na prostituta debe ser una categoria mental. Por eso le da tanta importancia al tema. No tanto a ònde esten los cuerpos

      Eliminar
  8. Después de leer este fragmento, me fui hacía atrás para volver leyendo otros dos. Y como ya te digo en los anteriores, me parece que escribes muy bien. Por lo que comentas, he visto que tienes una novela. Sería un placer poder leerla.

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojalá se publique en alguna editorial con más distribuciòn que la de mi otro libro. Tal vez tenga esa suerte. Muchas gracias Antonio y bienvenido. Usted tambien escrbe bien

      Eliminar
  9. Pues ya sabe, maestro Garriga, que sus relatos me encantan, así que hoy no comentaré nada (quiero practicar el silencio) y me centraré en ese dibujo precioso del pequeño Garriguita. Miau...Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grcias francesca. podès pasear un rato por el techo, y ver la luna o las maripositas nocturnas iluminadas por la farola. La vas a pasar muy bien.

      Eliminar
  10. En realidad, la sabiduría consiste en el manejo del tiempo y no en el silencio. Hay que saber cuándo conviene callar y cuándo es momento de que las palabras estallen (o acaricien, o consuelen o vaya uno a saber qué).

    El silencio de Mabel tiene algo de resignación, no? Para qué preguntar cuando uno conoce la respuesta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si manejamos el tiempo, seremos mas duchos aún. La mujer sabe callar. La mujer espera. Si que espera. Espera nueve meses tal vez a un idiota, o a un depravado o al mejor ser del mundo. Es sabidurìa, corporal, del que espera y recibe. Resignaciòn? Todos nos resignamos a ser nosotros mismos, en algún punto. Lo triste es dejar de soñar.

      Eliminar
  11. Y vagando entre las letras, zácate me cruzo con tu blog. Y pienso que no es casualidad, es pura causalidad. Uno focaliza y encuentra lugares así. Con tu permiso me quedo. Al grano: Me gustó la narración en tercera persona. Fue como estar en un lugarcito escondida y ser testigo de la escena. En silencio, como el silencio de estos dos. Con las certezas, las supuestas respuestas y todo ese ida y vuelta de dos que saben lo que sucede, pero mejor no se dice nada. Muy bueno! Ah! Y Garriguita, un maestro! Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, a usted la veo en todas partes. Me alegra mucho tenerla por aquì. Le alcanzo un almohadón? Un tecito, una grapita? Ojalá le guste siempre. Nos leemos, señora. Y gracias

      Eliminar
  12. Cada vez tengo más ganas de leerlo. Si cuando publiques no tengo forma de conseguirlo aquí,... Lo conseguiré, jajjaja En serio, tengo muchas ganas de leerlo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Nos estás poniendo los dientes a todos a la altura de los caninos, che!
    Esto es marketing, no me jodas! jajajajajaja
    Bicos.

    ResponderEliminar
  14. gracias NURI A me encanta que tengas ganas. Ya vamos a ver, lleva un tiempo eso de llevarlo al papel, pero me tengo fe. De ultimas, te lo mando por correo.

    Y ohma, ¿viste? estoy aprendiendo, de a poco me voy haciendo una clientela iberica jaja. Me pone muy contento, siento la buena onda con que leen. Me siento entre amigos. Muchas gracias.

    ResponderEliminar