viernes, 1 de noviembre de 2013

¿Último fragmento?


Y esa misma noche, cuando volvió el desgraciado de ese mugroso bar de la calle Artigas, le dijo que lo sabía todo.
Que era un hijo de puta y que se tenía que ir de la casa, ahora mismo. Lalo no entendía de qué hablaba por lo que la hizo a un lado de un cachetazo diciéndole que con qué huevadas le venía, que se corriera de en medio de una vez.
Ella empezó a revolver los cajones y a revolear su ropa por toda la habitación. Pero lo que realmente lo puso furioso fue ver que esparcía por el piso el contenido de sus papeles de cocaína.
No le importó su furia. Había encontrado un arma y la sostenía entre las manos, apuntándole. Lalo se la quitó y le dio con ella un buen mamporro en el costado de la cabeza. Aulló del dolor como una leona herida. Una puntada aguda le taladraba ahora el oído. No podía sostenerse en pie, perdía el equilibrio. Tambaleándose fue hasta el baño, y vio, en el espejo, que le caía sangre de una oreja.
Él seguía en la pieza, de cuclillas, intentando recoger del suelo las partículas del polvo blanco. Fue ahí, cuando Mabel entró a la cocina y, tomando con dos manos, porque pesaba, la bifera que les había regalado Esther le dio un raquetazo de hierro fundido en el centro de la cabezota.
Lo odió más aún; el tipo se irguió como si nada. Parecía como si el tremendo mandoble que le había asestado no le hubiera percutido en lo más mínimo. Lalo le gritó cosas que ella no podía oír porque el muy imbécil la había dejado sorda.
–¡Andá, idiota, con la pendeja de la calle Bolivia! ¡Andá a que te cure ella! –tal vez le haya dicho. O tal vez no. Las palabras que salían de su boca tampoco las oía por el oído interno. Todo estaba tan enardecido que creía que el dolor la iba a terminar desmayando.
Claro que no sucedió así. Se desmayó, sí, pero por una piña. Lalo le asestó un uppercut, directo a la mandíbula, harto como estaba de escuchar sus gritos.
Vio estrellas, Mabel, y cayó.
La bifera había quedado dando vueltas sobre el suelo, como una moneda absurda, hasta que el movimiento cesó.
Lalo pensó que estaba muerta. De todos modos le dolía la cabeza. Varios vecinos gritaban cosas por el pozo de luz al que daban las habitaciones. “Hijo de puta, golpeador, te vamos a denunciar, drogadicto”.
–Ninguno tiene los huevos de decírmelo en la cara –pensó Lalo que, mareado, salió a la calle y se metió en un bar, a seguir tomando. Sentía que la cabeza le iba a estallar en pedazos, de un momento a otro. Le latía.
El bar era uno cualquiera, de Avenida Rivadavia. Bebió como si fuera la última vez. Cuando hubo de pagar se dio cuenta de que no había traído su dinero, ni billetera y que ni siquiera sabía qué hacía ahí, ni quién era él. Cayó al piso, tras poner ojos en blanco, a la hora o dos de haber recibido el golpe de la bifera.
Los mozos lo arrastraron afuera, estaban acostumbrados a esas cosas y no querían problemas.

Quedó tirado en la vereda, a merced de los que le robaron los zapatos y un anillo. Fue orinado por perros y los madrugadores lo miraron con desprecio al igual que los porteros que empezaban la jornada baldeando las veredas para limpiarlas de vómitos y botellas rotas que son el final de cada una de las noches de putas en la zona roja.

31 comentarios:

  1. ¡Que fuerte! Ahora si que la cosa estuvo de pocas pocas pero poquísimas pulgas.

    Me ha entrado una duda. ¿Como logras que Garriguita haga los dibujos que atinadamente ilustran tus posts si es obvio que el no puede leerlos para saber de que va? Como sea, los felicito a ambos dos a la par de juntos.

    Beso

    ResponderEliminar
  2. Hola querida malquerida. Muchas gracias. Còmo lo logro. Es fácil. La mente más desarrollada induce a la mente menos desarrollada. Es decir: termino escribiendo lo que él dibuja. jajaj

    ResponderEliminar
  3. Parece que Malque me haya adivinado el pensamiento. Yo también había pensado eso muchas veces, aunque no hubiera llegado a preguntártelo. Quizá llegue un día en que dejen de llamar a Garriguita el hijo de Garriga para llamar a Garriga el padre de Garriguita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro Mac. En realidad pienso que todo eso se empasta y ya. No importa ni quièn dibuja ni quien lee ni quien escribe. Todo es una sola cosa en un momento determinado. Unos días después ya no somos los mismos. Es tan idiota arrepentirse del pasado como felicitarse. Fueron otros los que hicieron esas cosas.
      Te mando un abrazo

      Eliminar
  4. Uyyy!!! Se armó fiero!!! Y me gusta ese "empaste Garriga-Garriguita" del que hablás y que se traduce en un acto bello. Porque este texto tiene ese sabor acre de la realidad. De las broncas, los amores insanos, de los egoísmos, de las bajezas, de las boludeces y del andar cotidiano del resto del mundo que le pasa el lampazo a la tragedia que se desarrolla a escasos centímetros de sus caras y que no le importa nada. Y es así nomás. El mundo sigue girando, los que en algún momento u otro, los que nos detenemos, somos nosotros. Oiga, don Fernando: para cuándo el libro? Y hablo muy en serio, me copia? Abrazo besos para el maestro Garriguita!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bee. Me ponès en un aprieto. Iba a escribirte que cuando nos detenemos estamos fritos y pensé en los maestros de la concentración, los tipos y las tipas que mediante la meditaciòn son capaces de evanescerse de este mundo. Por eso se le dice trascendental. Pero al margen, el mundo siempre sigue girando sin importarle nosotros ni el siempre, Por ultimo el libro, no depende de mi, estoy tratando, ya va a llegar.

      Eliminar
  5. Logras plasmar las escenas como si fueran una secuencia en una película. Y me gusta como consigues meternos en la piel, yo de Mabel, obviamente, jeje
    Son vidas contra viento ya desde que nacen.
    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me alegra mucho tu comentario, ohmita. Es como si hubiera pasado, Mabel, una prueba de calidad en la línea de la producciòn de los personajes literarios. Gracias.

      Eliminar
  6. Está claro que sois una máquina bien ensamblada. El dibuja lo que tu vas a escribir después, se anticipa a la evolución de la historia y te orienta por donde debes de ir, fantástico, tú le has dado ese poder y esa importante participación. Es estupenda esta manera que tienes de escribir, tan abierta, esa capacidad de sacarte de los dibujos de Garriguita, un fragmento que puede evolucionar hacía un lado u otro, como te dicte la ilustración. Eres un creador de historias que no tienen desperdicio y además, es que escribes de puta madre si señor.
    Cuando empecé a leerte, (no se si te lo había dicho ya) me vino la referencia de estilo de "Montero Glez", de su novela "Sed de Champán" de su personaje "Charolito" de como arranca la novela: "El Charolito sólo se fiaba de su polla. Era lo único en el mundo que jamás le daría por el culo."

    Abrazos, Garriga y Garriguita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias antonio. Vayamos por partes;
      1) Que escribo lo que dibuja era un chiste. Era un chiste a un comentario. Si siento que de todos modos el tiene ese poder y el lector tambien. Eso es lo que habia pensado, porque el dibujo y la lectura son los que en definitiva le dan los atributos a la historia

      2) Muchas gracias por lo de la puta madre. Casi todas lo son.

      3) Lo de Charolito me gusta. Se fia de su polla. Este Lalo creo que ni siquiera se lo plantea. y en lo que a mi respecta, como escritor, creo que lo haria practicar yoga extremo y se la daría él mismo por el culo. Jajajaj. Gracias amigo.

      Eliminar
  7. Pues uno menos. Quien la sigue la consigue y algunos van buscando desesperadamente el final que obtienen.
    Me ha gustado tu respuesta a la Malquerida, es lo que imaginaba, que los dibujos de tu hijo te inspiran el relato.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Gracias Inma. Pero con qué derecho le revolea ella, por que está celosa, la cocaína?
    Me ha gustado que te guste la respuesta a la malque
    no se si eso la hace más o menos cierta
    te mando un beso grande

    ResponderEliminar
  9. Esas cataratas en los ojos que yo veía de lágrimas y no de sangre no han quitado un ápice de ira a este texto. Si primero viene el texto y luego el dibujo o viceversa es lo de menos, la comunión es perfecta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Francesca, La ira, debería llamarse así la novela. Yo la llamé rojo también, que de algún modo alude a eso, a la gente enceguecida, los ojos nublados de sangre. Así que bueno, gracias otra vez en mi nombre y el de garriguita.

      Eliminar
  10. en todo caso son "los garrigas" hahaha la familia feliz

    ¡espero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. exacto, de algun modo uno solo. Y felices, si, del todo, plenamente.

      Eliminar
  11. Intenso, muy intenso. Me sacó el lado oscuro. Pensaba mientras le daba con la plancha "dale con toda el alma y que no se levante" Me llegó el sosiego cuando lo sacaron del bar. :)
    Besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bien, me alegro que haya colmado tu expectativa. A lo mejor resucita. Yo creo que cuando alguien sufre violencia aunque en este caso la haya ejercido, también y nadie lo hace notar) bueno, el monstruo que es el otro, lleva un tiempo terminar de matarlo. Pienso en eso, en el monstruo interior que el otro ha engendrado, como un hijo, como un contra hijo. Muchas gracias por pasarte.

      Eliminar
  12. Buffffffffffffa, pues mira, se lo tenía merecidísimo! El texto impresionantemente duro.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es un texto, nomás. Lo duro lo representamos los lectores. Muchas gracias

      Eliminar
  13. ¿Has sentido alguna vez que habitas en un enjambre?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, claro. En un hormiguero más bien, con clases sociales. Sí. Muchas gracias por pasarte.

      Eliminar
  14. Qué final, Garriga, si hasta recuerdo...
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. entre nosotros, dib, no es el final, pero bueno, es el del blog. Muchas gracias.

      Eliminar
  15. Debí llegar antes, lo sé Garriga. Sabía que ocurriría algo tan terrible como lo que te acabo de leer.
    Tú no lo sabes claaro, no tienes por qué saberlo, pero no pude leerte porque llevo unos días en los que en mi trabajo no hacen más que ponerme pelis de estas, como la tuya, solo que en vez de en letras, en imágenes, con caras y otros nombres diferentes a LALO y MABEL hubo varias... pero una, me hubiera gustado la hubieras visto tú, porque solo tú podrías contarla tal cual has contado este increíble episodio...Mmmm te hubiera encantado, es una historia tan dolorosa como preciosa. Igual que esto que te acabo de leer, solo que con tintes a un más novelescos... ¿Sabes qué?... Te lo voy a contar, a un a riesgo de parecerte loca... solo para que la guardes por ahí y un día quizá puedas hacer algo con ello....

    A él, me lo encontré detenido en la policía por quebrantamiento de condena de alejamiento de su compañera dictada por el juez, a partir de varias denuncias por mal trato que ella había interpuesto. Según me contó, según salían del juzgado, ella le rogaba que volviera a casa y él volvía... me dijo que nadie entendía su amor, pero que se amaban... solo que él también amaba a la botella y ella padecía bipolaridad...el resto, lo imaginas tú. Ahora te los describo:

    Él complexión delgada, unos 50 años aproximadamente. Enjuto, gesto rudo, serio, duro y... a la vez ( es lo extraordinario) sus ojos se llenaban de lágrimas al hablar de ella. Rosario al cuello y libros, toodo rodeado de libros que devoraba mientras esperaba en le calabozo a ser recibido por le juez, ni bien, ni mal vestido...quizá a lo intelectual tirando a curte...
    Ella, mitad gitana, mitad palla... muy guapa, no... más bien elegante, su belleza que es lo que más me impresionó era...como de noble, pero gitana ( esto no sé si se me entiende) quizá un poco mayor que él, poco más... su voz dulce y dicharachera, toodo el tiempo con palabras en la boca como cariño, mi amor, pero... qué guapísima eres... cosas así...hablaba como susurrándote al oído y de pronto... se le cruzaba el cable y empezaba a soltar todo tipo de maldiciones y juramentos ¿comprendes por qué te lo cuento? ¿no te parecen personajes de novela? ...aquí te los dejo, quiá un día se te ocurra una para ellos. No lo sabrán, pero en cuento los vi, pensé esto...por eso te lo he contado... nadie mejor que tú para escribirles algún día una:))

    Y sí jajaja yo también estoy un poco locuela por dejarte esto aquí.. tú me comprenderás el por qué, estoy segura... eres un argentino Zen:))

    Muaaaaaaaaaaaaaaaks!

    Ahora no puedo, van a matarme porque debí irme hace veinte minutos, pero en cuento pueda...te leeré lo de arriba... es que meneando lo que te he leído en mi blog...eso que tú recordaste es justo el motivo por el que yo lo escribí... pienso justo lo mismo... ¿ahora te parezco aun más loca verdad? :))




    Me ha encantado esto también... no sé si te lo he dicho... ahora sí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. como siempre, segun mi punto de vista, has hecho una lectura muy sensible del texto. La duplicidad. Exacto. Buenos y malos. Y quién es más violento? . Porque el pobre de Lalo no le to´có un pelo a la niña vaya uno a saber. Me gusta tu gitana. ¿Qué es palla?Y de tipos con rosarios al cuello sospecho más que de los que me apuntan con un revolver.
      Te mando un beso grande y muchas gracias, me ha encantado..

      Eliminar
    2. En jerga giatana:

      Calé = gitano
      Pallo = los no gitanos

      El tipo del rosario al cuello ( entiendo tus reticencias ;-) ahora mismo está en prisión, le pusieron una pulserita de esas de seguimiento con GPS para tenerlo localizado en todo momento y evitar se aproximara a su gitana/palla y... el muy burro intentó quitársela con un cuchillo, saltó la alarma en la poli y... a chirona... ahora debe estar allí rezando el rosario... ayyyyy Sr... cuanto loco por el mundo... Pero no sé... tanto él como ella me parecieron que tenen algo especial, por eso te lo he contado... para que lo guardes por si un día te falta inspiración... aunque lo duo:))

      Graacias a ti, también por tu explicación del árbol hermoso...

      Feliz lunes, aquí... helado:))

      Eliminar
  16. Ayyyyy Dioooosssss Garriga jajaja meneando noooo recordando jajaja esa palabra la ha inventado mi corrector, no sé de donde ha salidooooo ... perdón jajajaja

    ResponderEliminar