miércoles, 1 de enero de 2014

Ana (12)

Un modo tangencial de presentarles (amigos) a Ana
con quién ando viviendo desde hace un par de meses
a ver qué opinan (que ya me han dicho que no será muy popular)

12–
 La pequeña araña del estante de más abajo del modular de la casa de Ana no ha muerto por aplastamiento, todavía. Vive como aún lo hacen los padres de Ana; vive en la casa, como el marido de Ana, todavía. Para ella, los humanos son nada más que sombras interpuestas a la fuente de la luz. A diferencia de otras especies de congéneres, sus varios pares de ojos (cuatro) no producen un registro visual demasiado aguzado. Su tiempo transcurre, entonces, como el de cualquier araña doméstica. La expansión de su universo abarca la totalidad de su tela que (haciendo a un lado el polvo de la casa que la ensucia) es de confección maravillosamente bella. La araña suple su poca visión con una sensibilidad extrema en sus patas delanteras para decodificar cualquier movimiento de las presas atrapadas en su tela. Le encantan los mosquitos. Mucho más si acaban de picar algún humano. La araña puede oler sangre a varios metros de distancia. Su ponzoña, de todas maneras, es módica. (Aunque ella no lo sepa y crea, por lo tanto, que el poder de su veneno la hace invulnerable). Envuelve a los insectos que no come en capullos que almacena para deglutirlos más adelante. En realidad los beberá, porque lo que la araña hace, es libarles todo el líquido del cuerpo dejando sólo un exoesqueleto de quitina, rígido, que después, con hábiles movimientos de sus patas tejedoras, desprenderá de la tela dejándolos caer al vacío. Para la araña el mayor de sus problemas es, precisamente, la existencia de los machos. O ese dolor en el hemitorax (acompañado de fuertes olores) que le produce la sustancia que segrega cada vez que entra en celo. Su olor puede ser percibido a varios metros de distancia, atrayendo a cualquier macho (no sólo a los de su especie). A la araña el tema de la procreación (es decir cada vez que le viene la sustancia) la pone un poco inestable y de un humor terrible. En parte lo justifica porque entonces corre el riego cierto de ser comida (la aracnofagia es un rasgo común; de hecho ella la practica). La araña del modular de Ana mata a los machos luego de la cópula. Los cientos de arañitas resultantes, cuando crecen, se entregan a la dispersión con aparentes buenos resultados. Una vez un macho pudo salvar su vida únicamente porque había logrado distraerla: le trajo, como ofrenda, un capullo con una hormiga dentro. En tanto ella lo abría (el macho se había esmerado en enredar la seda de un modo bastante complicado) le depositó su esperma sin dejar que ella pudiera inyectarle la ponzoña. El desgraciado la dejó sola y aturdida. Desde aquel día la araña odia el sabor de las hormigas.
Cuando no es época de apareamiento, se dedica al mantenimiento de la tela: cuida los soportes principales y los tensores secundarios. Ella, la araña del estante de más abajo del modular de Ana, está más que satisfecha con su diseño. El universo, son esos confines en los que permanece a la espera, siempre cabeza abajo, de la próxima víctima. La única vez que abandonará la tela, será el día en el que Ana la aplaste con la base del aerosol del lustra–muebles un día de limpieza general.
Lola, la amiga de Ana, la budista, dice que no debe matarse ningún tipo de insecto ni de ser vivo. Que todos somos uno en el universo.
El marido de Ana se burla de ella cuando la escucha hablar: –ya quisiera ver si vos tenés ladillas –dice, o piensa.
Ana reflexiona al respecto que es cierto que en teoría está bien lo que Lola dice. Pero un día sucederá que aplastará a la araña, como de hecho mata a las hormigas o a los piojos que aparecen en los cabellos de sus hijos a la vuelta de la escuela. Esa situación no le permite llegar a formarse una opinión muy acabada sobre lo que Lola piensa de los seres vivos. (Eso de que la energía es única en el universo, y que se fragmenta en cada ser cuando se adquiere la vida, y que, si el tiempo no existe –como Lola sospecha–, cada parte del todo podemos ser nosotros mismos, en el futuro, en el pasado). Es decir: podría resultar que la araña vive en el modular pero ya está muerta porque Ana la matará, un día. A veces lo mismo le sucede cuando piensa en la enfermedad de su madre o en la opacidad del futuro  reflejada en los ojos de Marco, su pequeño hijo. La frontera de la sombra es permeable. Por eso es que Ana prefiere no pensar demasiado en algunas cosas, cree que así se impermeabiliza.

27 comentarios:

  1. No hay nada como la negación. Nada. Porque uno "sabe" lo que sucede, pero la negación es un antídoto que a veces dura bastante. Algunos hasta la hacen perdurar incluso frente al hecho consumado... Por ejemplo: Antes solía discutir con quien me decía que las personas que mueren siguen estando. Ya no lo hago. Comprendí que cada uno se defiende como puede. "Vivir y dejar vivir" Y creo que Ana tiene serias posibilidades de gustar. ;-)
    Abrazo grande, Fernando y beso para Jordi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. según tu ejemplo sería morir y dejar morir. je . Gracias.

      Eliminar
  2. No pensar en las cosas es lo que salvará a Ana. Así como ignorar todo lo que no le guste, le moleste y sea un lastre.
    Sin peso, se vive mejor. Una capa con solera de impermeabilización es todo un regalo de vida.
    Besos, Garriga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces pienso que la mente es una malformación y que el placer de la inteligencia es tan nocivo como el que consume Paco (aca decimos paco en norteamérica crack en Francia no lo se)

      Eliminar
  3. Pero si no piensa también le saldrán arañas. Lo digo por experiencia. Besos, un relato diferente!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si, intento escribir diferente, Dicen que cuando los grandes escritores escriben diferente, se dice que son variados y cuando los desconocidos escribimos diferente, se dice que son "desparejos" Cosas de la critica cruel. Claro que no es un relato. Ya no escribo relatos. Me encantaría, Pero no me sale. Beso grande.

      Eliminar
  4. Alrededor de esta historia tengo la impresión de que has jugado con la idea que tenemos del tiempo. Lo has movido a tu antojo o no? Así como has demostrado la fragilidad y temporalidad de la vida. También se puede pensar que tanto Ana como la araña viven en su mundo fabricado y limitado. No sé, la verdad es que esta pequeña lectura hace volar la imaginación.
    Genial como siempre.
    Tienes mi admiración.
    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dejo de sorprenderme Ohmita. Es una lectura inteligente la tuya. Hasta tal vez dudo si el texto la merezca. Vos me dejás admirado. Si, trabajo esa idea. Te mando un beso

      Eliminar
  5. Como dije una vez, si un átomo se parece tanto a un sistema solar, ¿cuantos soles hay dentro de mi? ¿Y en mi universo interior estaré escribiendo ahora? ¿Estarás allí vos también?
    Si la estrella que veo en el cielo esta a años luz, si la luz que desprende llega a mis ojos mucho años despues, estoy viendo un cielo que ya no esta allí. Si ahora me paro en esa estrella, y desde ella busco verte ¿te veré más joven?
    Me gustó mucho, siempre tan inspirador para mi.
    Beso Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es todo muy cierto corina. Muy muy cierto. El punto es ese, que en algún lugar el tiempo y el espacio, bueno, se doblan, diría Einstein. Todo al mismo tiempo, ese es el punto, la percepción traiciona, el cerebro ordena, todo al mismo tiempo. El carma. Por ahi va la cosa. Me agrada que me hayas brindado estos preciosos minutos.

      Eliminar
  6. Sólo alguien muy observador puede escribir algo así, en el fondo subyacen otras lecturas que no sé si será intención tuya o de mi imaginación, Veo gran paralelismo entre Ana-araña. La vida de la araña personifica la de Ana: las dos tienen acotado su territorio, las dos matan, tienen poder sobre el tiempo de otros pero no controlan el suyo,... La frontera de la sombra se permeabiliza. Me quedan muchos cabos sueltos, tendría que leerlo otra vez más despacio. Feliz 2014 :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No dejan de sorprenderme la sensibilidad de tus lecturas. Leelo más despacio, sí. Es un capitulito, el 12. Intenta muchos significados y no. Es patrimonio de la lectura. La frontera. Sí. Te mando un beso.

      Eliminar
  7. Hola Garriga(´s) hahaha paso a desearte a ti y tu familia lo mejor de la vida

    que sean muy felices que se mantengan unidos y sonrian mucho

    espero algun dia tener una familia como la tuya

    cuidalos mucho

    y sean muy felices un año más

    ResponderEliminar
  8. Un tema que deja plenitud de preguntas y nos coloca en la causalidad inevitable del karma posible más inesperado. Nos irrita nuestra vulnerabilidad,pero más nos descuadra el ignorar la respuesta de nuestros ¿Por qué y para qué?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad, Carlos, estoy más que feliz con la lectura que hacés vos y los otros sobre este pequeño texto que forma parte de un corpus mayor. La verdad es que que hayas mencionada el karma me alucina, porque es quizás el tema más profundo de lo que quiero narrar. Y bueno, está presente, sólo que vos lo pusiste en evidencia. En ese sentido, es que te lo agradezco mucho.

      Eliminar
  9. al final de cuentas, me temo, que todos somos un poco como Ana tratando de impermeabilizar secciones de nuestra vida.

    le dejo beso grande y abrazo mas grande aún para usted, para mi tocaya y para los peques. Mucha luz, Fer. Buen año

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. y quién no escribe sobre lo que todos somos, Uno cree escribir sobre los otros pero, pero.
      gracias laura, por la luz (parece humor negro pero lo bien interpreto) y muchas gracias por estar ahí, tan refrescante vos

      Eliminar
  10. Espero que hayas tenido unas buenas fiestas Fer, un beso grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, una mesa para cuatro en el jardín. Les hice regalos a todos. Y una carta en las que les escribí cosas. En fin, soy escritor, logré que se emocionaran. Me sentí muy bien.

      Eliminar
  11. Dos cosas: Primero; me encanto volver a leerte después de tanto tiempo. Segundo; decíle a Ana que se deje de jorobar y haga una buena limpieza!!!! Me dan terror esas ides que fomentan la suciedad. jajajaja. No mentira, en realidad yo no mato a los bichos, pero a esta araña si la mataría porque - según lo que leí - no me cayó muy bien. En realidad es porque estoy de mal humor. Tuve un comienzo de año un poco emo, pero ya pasará!!!
    Un poco que me hizo acordar a un cuento de Silvina Ocampo que leí hoy, llamado La Red. Es de una tipa que mata una mariposa de la manera más horrible y después el espíritu de la mariposa la persigue forever (en su cabeza). Esos sí que son buenos cuentos cuando estás de un humor decaído.

    Besos!!!!! Abrazos y una lágrima.


    Emilie

    ResponderEliminar
  12. Y casi me olvido.... Feliz Año Nuevo!!!! (que sería de nosotros sin los clichés, por Dios) pero no quería ser maleducada. Que tengas un año bello. que nos sigamos acompañando en los blogs. Que llueva, que llueva, la vieja está en la cueva!!!!!


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero Emilie, qué lindo verte por aqui de nuevo. Cuando estás es como que completás algo. De verdad. Digo Lamento mucho la situacion emo, el emoticón podría decirse. Los años nuevos, las navidades, son fechas de algún modo asesinas. Matan al año anterior, con todo lo pendiente, que aflora. No hay que darle importancia, el alma es pendular, va de un lado al otro, el yin y el yan el bien y el mal, el hombre la mujer. Lo unico que podemos hacer, es hacer las cosas bien. Espero te mejores. Y te vuelvas mas flogger, por dios, que antiguedad de cuatro o cinco años. '¿o mas?
      Beso emilie, feliz 2014
      y mucha literatura. ¿como va el taller?

      Eliminar
  13. Gracias por tus palabras, Garriga amigo. Yo también siento que algo está completo si está tu comentario en alguna entrada.... son como viejos amigos uds... y eso que nunca nos vimos!!! que loco esto que generan las tecnologías... no todo es tan malo como lo pintan.

    Ya estoy mucho mejor, no era nada grave igual. Mucha literatura hubo en el 2013, leí mis cuentos en un Centro Cultural muy lindo de mi provincia junto a otros compañeros. Este año tengo pensado dictar un taller literario para niños... y seguir escribiendo. Y terminar mi tesis. Y hacer las cosas bien, eso que vos dijiste... creo que lo hago porque siempre siento que la vida es muy linda :)

    Feliz 2014... libros, cuentos,y rock and roll!


    Emilie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno, muy bien. ¿y cuándo voy a leer yo tus cuentos?

      Eliminar
  14. Pues yo no estoy de acuerdo con Lola. Al parecer, según el Budismo, si matas a cualquier insecto, se reencarna en otro ser (superior, si se lo ha merecido) o inferior.

    El caso es que a las arañas mejor no matarlas, que siempre sirven de ayuda para atrapar otros insectos :-P

    Muy metafórico tu texto. Un abrazo y feliz año!

    ResponderEliminar
  15. Jo! GARRIGA de verdad debo apreciarte muchísimo porque si me dicen que casi a las cinco de la madrugada iba a estar aquí leyendo la historia de una araña diría que están chiflados y ya ves... subo al piso de arriba a por más.. tendré pesadillas esta noche, con el budismo y la dicotomía sobre la vida con 8 patas o solo 2. Sombras, luz o aerosol :))



    Un besito y subo....
    Mañana me encontrarás dormida en un rincón del blog ya verás...

    ResponderEliminar