sábado, 15 de febrero de 2014

Ana 34

34–

Hay un tiempo, anterior al hombre, en el que en la tierra es imposible el fuego a pesar de los rayos y de que los volcanes arrojen considerables volúmenes de roca incandescente. La causa de que no haya fuego es la inexistencia de suficiente oxígeno. Se necesita un trece por ciento de ese gas en la composición atmosférica para que la combustión sea posible. Ese es el aporte de las plantas, que colonizan el mundo mucho antes que cualquier mamífero fijando, a partir de la fotosíntesis, carbono y liberando oxígeno. A mayor cantidad  de carbono en los elementos, mayor es su poder calórico, cuando arde. 
Cuando el novio de Ana le propone matrimonio, de rodillas, a la vieja usanza, abre una caja de terciopelo azul con un anillo que, dice, perteneció a la abuela paterna y después a su madre. Un anillo con una pequeña piedra engarzada: un diamante al fin y al cabo, aunque de módicos quilates. Parece que la tradición no se detiene, porque Ana lo lucirá un tiempo en su dedo. Cuando su novio, devenido en marido pasa a ser su ex marido, el anillo desaparece del cajón donde ella guarda los collares de perlas, la ropa interior, la caja de metal azul con el consolador y los enseres de depilación (y el poco oro que le fuera regalado por su familia alguna vez, por supuesto) 
El oro que existe en las entrañas de la tierra proviene, parece, del choque de algunos cometas o de impactos de asteroides; el diamante es el carbono en su  estado más puro. No hay nada que pueda derretirlo y su dureza sólo es superada por algunas aleaciones pergeñadas por científicos ávidos de guerra y de dinero. 
Las plantas viven y mueren. Producen sobre el suelo hojarasca húmeda y putrefacta, bajo la que viven los mismos gusanos, pupas, larvas que después comen cadáveres; más tarde preciosas mariposas, trabajosos coleópteros. ¿Es esta la idea de reencarnación? Porque algún día, a la larga, el pájaro comerá al gusano y el puma al pájaro y así hasta el infinito.

17 comentarios:

  1. Exhala el árbol, inhalo, exhalo, inhala el árbol, exhala, y la memoria del átomo infinito viaja por la vida entera y nos conecta en un latir universal. Algo sabe este poema. Quizás el átomo almacenó algunos recuerdos. Recuerdos olvidados del viento y de la tierra durmiendo bajo nuestra piel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Corina. La respiración, se sabe, es la conexión que tenemos con el universo. De hecho, pocos lo entienden así, pero en el proceso de la respiración celular es donde nos alimentamos.
      Latir universal, eso me gusta. Y la piel, como una manta enorme, llena de estrellas.
      Gracias.



      Eliminar
  2. Estoy perdida ¿?
    Un abrazo con mi deseo de que pases un feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cómo que estás perdida???? Veamos qué puedo hacer al respecto. Se trata sí, de una escritura más abierta o más oscura. No existe una trama, la escritura es la trama, o por lo menos tiene la veleidad de pretenderlo. Te mando un beso grande y gracias por tu comentario en tu entrada.

      Eliminar
  3. Pues sí, yo creo que sí: repite el alma lo que se repite en la naturaleza, micro y macrocosmos resumiendo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí. el concepto de un todo, cambiante si, pero indivisible. Y claro, si la materia no se inventa, es decir solo se transforma, es logico pensar que el todo sea uno. Somos nosotros los que complicamos todo. Un beso Francesca.

      Eliminar
  4. El pájaro se comerá al gusano y el puma al pájaro... y el hombre se cargará al puma, pero no para comérselo sino para hacerle a la parienta un abrigo con su piel... y se interrumpirá la evolución como estaba prevista y se joderá el invento.
    Un abrazo, Fernando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que se joda, nosotros, los humanos, creemos que estamos haciendo pedazos el mundo, pero no somos tan grandes ni tan centrales. Con un estornudo o un trusami o una glaciación o un calentamiento de unos pocos grados, las tierra nos borra de su faz. Solo seremos olvido.

      Eliminar
  5. Siempre me ha resultado curioso esta manera de demostrar o mejor, sellar los amores, a base de pedruscos inertes, sin vida. Brillo de muchos quilates muerto. nacido no se si en las estrellas o en el corazón de la tierra pero a tales temperaturas que nada vivo pervive. Deberíamos regalarnos mariposas para que el amor frágil como ellas, volara igual que ellas, vivo y libre...

    ..Esta vez has estado entre la geología, la química y la mística.. genial como siempre.

    Un beso grande GARRIGA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, querida. No creo tener nada de genial, pero me quedo con el beso grande. Otro para vos

      Eliminar
  6. Y como escuché por ahí: la historia es cíclica... Y sigue girando la rueda. Y a veces somos victimas y otras victimarios. Y eso es lo curioso del juego: los roles son intercambiables. Y los "SIEMPRE" y los NUNCA" resultan tan veleidosos como la materia.
    Me gusta esta historia, Fernando.
    Saludos y beso para Jordi.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenisimo que te guste. Es un apoyo. Igual cuando uno se embarca en una historia debe terminarla, sino los niños buenos no se van a poder dormir y los malos, bueno, los malos estamos por todas partes, siempre despiertos.

      Eliminar
  7. Los pocos quilates no valoran el precio del amor actual en su momento. Hay quienes sin un anillo de compromiso van felices por la vida. Cuando el amor se convierta en ex, no habra problema, no habra anillo que regresar o perder, solo quedaran resquicios de un amor que ya no es.

    Me gusta.

    Un abrazote a los dos Garrigas.

    ResponderEliminar
  8. Tan necesaria la vegetación como el amor, y que entre ambos exista un equilibrio, un respeto. De no ser así, (que vamos en camino), seremos pasto de gusanos, sí, pero también de nuestras propias manos y soledades.

    Hacía tiempo que no venía, y es una lástima, porque aqui la hierba crece gustosa y se siembra con mucho talento.

    Te mando un caluroso abrazo, hoy, que llueve un poco en esta tierra.

    ResponderEliminar

  9. Great Post. Lovely Blog.
    I am following your blog. pls follow back,xxx
    BeautyDrugs
    My Blog New Post, Click it to comment

    ResponderEliminar
  10. Me pareció toda una clase, muy bien explicada, de biología. Y los humanos ahí en la cadena, y Ana intentando superar el divorcio, intentando entender, seguro, lo qué sucedió entre ellos. El parece que ya tiene a otra a quien anillar. Sí, ese maravilloso anillo de familia.
    Mil gracias por cómo escribes,querido Garriga.
    Bicos.

    ResponderEliminar
  11. Y el oxígeno se produce por las plantas así como el gusano es comido por el pájaro y sigue, sigue y sigue...todo se transforma?

    ResponderEliminar