sábado, 1 de marzo de 2014

La Dispersión (continuación) (ANA 40)

Como Ana no puede dormir esta noche por el calor y porque piensa con vehemencia en el tipo del gimnasio, se ha puesto a fregar los azulejos del baño. Son las seis de la mañana y amanece. Afuera hay viento. Lo percibe en la copa de los álamos y de las casuarinas que bordean la ruta que a su vez bordea el aeropuerto. La ruta baja por una cañada que atraviesa un arroyo en el que hay nutrias y que a la altura de su casa da una curva antes de comenzar la circunvalación. El viento produce sonidos. Es como si alguien golpeara la puerta. Deja entonces el trapo con el limpiador que en su composición tiene micro partículas y lavandina y se dirige a ver quién llama a estas horas. Pero sólo es la brisa que baja, suave, por el cañadón, encajonada entre la doble fila de los árboles. Ana la recibe. Se deja acariciar por el aire que le mece los cabellos y la llena de frescura; sobre todo el cuello, las tetas y la parte interna de los muslos, apenas tapados por una remera larga, de entrecasa.
Es por ese motivo que la araña, entonces, encuentra la puerta abierta y por ende su lugar en el mundo. Será, justamente, el estante de más abajo del modular, el que sostiene la tele, el equipo de música y las fotos enmarcadas del casamiento y algunos videos VHS, también del casamiento y las colecciones de revistas y recortes de periódicos en los que han salido publicidades gráficas pergeñadas por el marido de Ana, que es gerente de cuentas en una agencia publicitaria de gran prestigio. (De hecho este fin de semana tiene programado un viaje a Córdoba, para ir a cerrar contrato con una importante empresa de gaseosas.)
Allí tejerá su tela (preciosa, por cierto y de complicada ingeniería), atrapará sus presas y pondrá sus huevos. Desplegará el estereotipo de su conducta, como cualquiera que tiene el mandato de una especie y vivirá la sensación de creer en la unicidad de su ser, debido a pequeños rasgos distintivos de personalidad.

Y todo habrá empezado, pendiendo de un hilo, de un pedazo de seda flotando en el viento, concentrada en lo que se está haciendo. Volar en busca de la dispersión resulta una habilidad que pocos atribuyen a las arañas.

29 comentarios:

  1. A veces la estrategia puede más que la biología (me salió la antropóloga)
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. toda la biología es resultado de una estrategia, creo.
      De una estrategia Divina. jajajaj

      Eliminar
    2. Claro. Pero nosotros le sumamos estrategia a esa estrategia y como esa arañita, podemos volar mientras el pingüino y la gallina no. 0:)

      Eliminar
  2. Solo a Ana se le ocurre ponerse a fregar azulejos y a la araña tejer tan temprano, después no habra nada que hacer y la arañita correrá peligro.

    Beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ya se sabe que está muerta, esa araña. La aplastó hace veinte capítulos con la base de un aerosol lustramuebles. Sos vidente, malque

      Eliminar
  3. Viendo el garbo con que Ana abrillanta los azulejos del baño para aplacar su libido, miedo me da el futuro de la araña. Me temo una casa limpia como los chorros del oro, incompatible con el más mínimo atisbo de la tela que el animalito necesita para atrapar a sus víctimas.
    Un abrazo, Fernando.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. te digo lo mismo que a la malque uno arriba
      te mando un abrazo querido chema

      Eliminar
  4. Yo creo que Ana, y esa araña se van a llevar bien...
    Besos, Garriga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola señora parisina. si muy bien. Ana tiende llevarse bien con lo que mata.

      Eliminar
  5. Esa arañita debería dispersarse hacia mi casa. Como yo no soy de limpiar nada cuando me aburro, sólo por pura obligación y supervivencia higiénica, tendría una vida mucho más larga, seguro.
    Besos, Fer.

    ResponderEliminar
  6. seguro que ya habrá alguna, en un rincón y en su tela atrapa todo el universo.
    Un beso grande, Xesca

    ResponderEliminar
  7. Buen ritmo, me gustaron tus otros textos también. Te dejo un saludo, voy a seguir pasando a ver cómo sigue.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, muchas gracias por tus palabras. Nos seguimos.

      Eliminar
  8. Estimado Fernando. Te visité y leí algunas de tus entradas, me gustó la expresión de tu conocimiento científico en tus personajes y en su marco de referencia. Tus temas fluyen acuciosamente situándolos con tintes de erudición acerca de su naturaleza. Hay un narrador omnisciente, no sólo de los aconteceres del personaje de Ana, que ofrece la observación propia de un artista acerca de su objetivo. Mujer que encarna lo universal de la vida en distintos planos, un leit motiv que has creado como escritor. Bienvenido a mi blog y ojalá y mis amigos te visiten y disfruten de tu narrativa. Saludos hasta Argentina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Leticia, por tu atenta lectura. Espero que tus deseos se cumplan y que sean recíprocos respecto de mis amigos y tu blog. Ahora, lo importante: somos primos o qué? je
      te mando un abrazo grande

      Eliminar
    2. Agradable tu sentido del humor, como debe ser para soportar la vorágine que nos envuelve. Un abrazo primo bloguero, si me lo permites.

      Eliminar
  9. Entre los capítulos de una novela es bueno insertar capítulos autónomos, que tengan peso propio, pues no sólo nos dan un respiro de la trama principal, sino que agregan todo un universo de hechos paralelos, en apariencia, insignificantes, pero que no son insignificantes en el discurrir de la novela, son pequeños momentos de lucidez, de complicidad tanto con el lector como con la propia novela.
    Me gustó esa araña, si no fuera tuya me la traería a mi casa y le tejería todo una historia, se la merece.
    Un fuerte abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  10. Gracias Humberto. Esta novela es un proyecto extenso en el que "lo que pasa", es decir la trama, no tiene versimilitud. Por ejemplo esta araña, que es importante, que lleva varios capitulos, ya murió hace rato. Y vuelve a morir y vuelve a vivir, y así muchos personajes. Tal vez como los dibujitos. Es largo el tema. Es la busqueda de un modo distinto, para no estancarme y encontrar nuevas escrituras. Es buena la autonomía de los capítulos sí. Y cómo no vas a poder tejerle la historia a la araña, sería tu araña. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. jaja después de leer la respuesta que le das a Humberto me doy cuenta que yo algo intuía, y te tengo comentado que te veía yo como jugando con los personajes y con los tiempos.
    Osea que unos personajes y varias vidas cada uno, no?
    Me parece cojonudo que experimentes, y además tú puedes hacerlo, porque no todos pueden querido Garriga.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. no te das una idea de lo lindo que es para mí, gozar de tu esta lectura tan atenta. Ya había notado que intuías el desarrollo de mi novela. Es muy dificil que en formato Blog se pueda apreciar el diseño global, pero tu sensibilidad lo está logrando y me emociona. Muchas Gracias, querida ohma

    ResponderEliminar
  13. Excelente blog, iré leyendo viejas entradas para conocerte mejor. Sin dudas, me suscribo :D. Que tengas excelente día!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, muchas gracias y bienvenido. Ahora te busco

      Eliminar
  14. Efecetivamente, excelente post, y blog, voy a hurgar..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hurgue amigo, hurgue que para eso `tamos

      Eliminar
  15. Yo tambien soy argentina y me ha encantado encontrarte Bello el sabor que le das a tus letras
    un abrazo desde Miami

    ResponderEliminar
  16. La araña que envuelve en su tela -Muy interesante como ves lo que te rodea-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias señora argentina de Miami. La escritura es eso, como cualquier modo del arte, una mirada. El punto desde el que ves el mundo, o contás. Eso. Nos leemos, y otra vez gracias

      Eliminar
  17. Ya veo que la historia de Ana y la araña viene de lejos... No había otro bicho más guapo para hacerle la metáfora?

    :-P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que estás haciendo la lectura completa y la verdad, valoro el esfuerzo. Sí viene de lejos, pero las arañas son sexys también, ¿o no te gusta el hombre araña? Hay un libro de Puig, muy hermoso, El Beso de la Mujer Araña, hicieron una película también.
      Gracias por pasarte

      Eliminar