sábado, 19 de abril de 2014

El Desbordamiento




Capitán América (Jordi Garriga)


El yin y el yang


Resueltamente debo dar a conocer el hecho de que una vida absolutamente ordenada y yang poco a poco se ha ido adueñando de mi casa y de mis días. Tanto me he acostumbrado a ese orden que apenas quedan vestigios de las sombras de mi parte ying; esas pequeñas irrupciones me avisan que el lado oscuro todavía pervive. Cuando sucede, siento que la armazón del mundo tambalea y me empuja al borde de mi dulce abismo.

16 comentarios:

  1. Pero no caerás. Porque te sujetan tus pies yang. Bendito equilibrio, yo también estoy en ello...:)

    ResponderEliminar
  2. Esa parte ying hace que uno se aferre al yang y lo valore más. ¿Qué sería el uno sin el otro? Es grande lograr que el yang lo ocupe casi todo. "¡Felicidades!

    ResponderEliminar
  3. Sin uno el otro se torna aburrido.

    Cuidate

    ResponderEliminar
  4. Todo el mundo sabiendo de qué hablas menos yo. He tenido que ir a wikipedia para "desasnarme". Menos mal que habéis llegado a un acuerdo económico y ha vuelto Garriguita. Bienvenido, don Jordi.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. El verano nos deja el cerebro término bien cocido. El aire acondicionado nos hace la contraparte.
    Hoy por hoy hay que mudarse cada cuatro a cinco años para que la casa no te mate. Pero algo interno empuja a seguir adelante. El ser humano es carne de fuerzas inertes.

    ResponderEliminar
  6. Difícil encontrar ese a veces destartalado equilibrio...
    Besos, Garriga.

    ResponderEliminar
  7. Conozco la sensación... la has descrito a la perfección. En tiempo atrás hasta me apodaba "abismo"
    Ir de un lado a otro, en cierto modo nos equilibra, No podemos evitarlo
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Yo brindo por ese dulce abismo, Fernando! Tanto Yang me pone los pelos de punta (creo que comprendés perfectamente lo que quiero decir) Un toque de Yin es absolutamente necesario. Abrazo y beso a Jordi. Celebro su regreso triunfal!!!

    ResponderEliminar
  9. Tanto yang me da escalofríos, como un exceso de yin también lo haría, claro está.
    Cada cual con el suyo, son estilos.
    Eso sí, me dio ganas de tomarme un gin.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
  10. un poquito del lado negro a veces no viene mal... salu2 master...

    ResponderEliminar
  11. Uno no existe sin el otro, si uno crece en exceso (el yang en tu caso) forzará al yin a concentrarse, no rebosará ( aunque el capitán América esté cabizbajo, preocupado y circunspecto) se transformará en vapor nuboso azulado y lloverá flores amarillas ¿tipuana tipu? ¿verdad? ah! y sí, mi querido GARRIGA sí que hay monos depredadores ...los humanos hemos mutado, vamos al revés que tú (el yin se expande, el yang se contrae) ahora todos somos X-men:))

    ..Meencanta como colorea/difumina GARRIGUITA, sus dibujos también son cada vez más yang...dale un besito de mi parte, lleno de flores amarillas...para que el yin siga en calma...más que nada por la paz familiar:)

    ResponderEliminar
  12. Es la ambigüedad natural del equilibrio, qué paradoja.

    ResponderEliminar
  13. Mucho yang y los amigos creen que te aburguesas... Aguante el ying!

    ResponderEliminar
  14. Otra asna como Macondo, ijaaaaa,ijaaaaaaa
    El bien, el mal, pin, pan, pin, pan.
    Y yo no sé si tengo más yang que ying y vivo en un entorno desequilibrado, y sin embargo soy casi feliz.
    Tener una vida ordenada es buena? Puffff
    En esta entrada, me voy con Garriguita que todavía no se le da por pensar en cosas raras como a vós. Y, además, hizo un dijujo acojonante!.
    Con lo bien que se vive sin darle muchas vueltas a las cosas!
    Bicos.

    ResponderEliminar
  15. Yin Yang equilibrados o mierda.
    Esa es la consigna.

    Estoy muy zen, vio?

    ResponderEliminar