domingo, 4 de mayo de 2014

Mr. Paisajes y el recital de One Direction

Anoche mi hija se perdió en el recital de One Direction. Llamó, que se había separado en la multitud, de su amiga, que estaba sola, que una señora le había prestado el teléfono porque el suyo se había quedado sin batería, que qué hacía. La señora interviene en la conversación entrecortada por los gritos de las fanáticas, dice que tiene poca batería ella también, que nos mandemos mensajitos.
Mensajitos, mierda. ¿Dónde coño está mi hijita?
Hoy es domingo, ahora, y ella está conmigo. Hago una tapa de asado a las tres de la tarde, en la parrilla.
Todo fue a contramano. Es difícil tener una actitud budista en estos días.
Me cuesta grabar el teléfono de la señora en la memoria de mi celular. Mi mujer me habla, desesperada, porque la nena se ha perdido. ¡Esperá un poco! Le grito fastidiado, porque soy viejo y no soy práctico en los manejos de los mensajes.
Al rato estoy conduciendo el auto por la autopista. Voy tranquilo. La señora que se hizo cargo de mi hija, tiene, ella, dos hijas, me dijo que la cruza hasta la estación de servicio Shell que está en frente del estadio de Vélez.
De Ezeiza a Liniers, sábado a la noche, unos veinte, treinta minutos.
Mi mujer va desesperada.
La madre de la amiga de mi hija atiende por fin el teléfono que no tenía señal. Parece que su hija se ha desmayado y la encontró en una enfermería. Está desesperada porque no encuentra a la mía.
Le digo de la Shell. Que vaya, pero tranquila.
Estacionamos a veinte cuadras, del lado de provincia. Es imposible conducir con el  tráfico del lado de capital.
Hay micros y una multitud. Mi vista distraída no deja de detenerse en cuatro o cinco indigentes, entre ellos una mujer crenchuda, en torno a un fuego, debajo de los puentes de la General Paz. Ajenos a todo, bajo la atmósfera que el vino en cajita provoca en sus mentes, están tranquilos.
No se puede caminar de tanta gente.
Los autos están detenidos, tocan bocina. La gente siente que ha quedado atrapada y está enfurecida.
Fragmentos de diálogos.
 Nadie parece encontrar a nadie. Están todos perdidos. Mi mujer parece darse cuenta de eso. De algún modo la tranquiliza.
Recuerdos de mi época de rugbier. Me abro camino entre la multitud a paso firme. Avanzamos y llegamos a la estación de servicio.
Nadie conocido.
Al rato la madre de la amiga de mi hija con la hija que se ha desmayado y se ha recuperado. No pudo ver nada del recital.
Vaya mierda, pienso, ahora que doy vuelta la tapa de asado en la parrilla. Con lo que costó la entrada.
Hablamos por teléfono, otra vez, con la señora que se hizo cargo de mi hija.
Por fin nos encontramos. Besos y abrazos.
La tomo de las manos, a la señora, le agradezco mirándola a los ojos.
Ella se incomoda, al fin y al cabo no nos conocemos.
Más gente. Más autos trabados. Mi hijo dice que se había asustado por su hermana. Lo beso en la mejilla. No puedo creer que en el mundo haya todavía seres buenos.
Caminamos. Hay un supermercado Carrefour. Los clientes han quedado atrapados en el estacionamiento. Un señor intenta avanzar con su camioneta. Yo avanzo de  la mano de mis hijos y el tipo no frena. Tiene un metro por delante y lo quiere ocupar. No le importa que nosotros estemos en el espacio de lo que considera “su metro” suelta el freno calculando, supongo, que si morimos seremos apenas daños colaterales en el cumplimiento de su misión que era ocupar “su metro”. Me empuja con el auto. Empuja a mi hijo. Lo miro a los ojos a través del vidrio y con cierto placer le doy una buena piña al capot de su vehículo. Siento que la chapa cede y se abolla. No es cierto placer. Es mucho placer. El tipo es un señor mayor. Yo también lo soy pero él me aventaja en eso de estar antes que yo en este mundo. Quiere bajarse del auto a pelear. Su mujer le pide que no lo haga. Yo pienso que si se baja me gustaría mucho molerle los huesos bien molidos pero es “mucho más mayor que yo”. El tipo se queda, siento que me tiene miedo. Me burlo de su miedo entonces y lo señalo a través del vidrio y le digo con gestos ¿a quién vas a pegarle vos?” y me empiezo a reír de él. Los que vienen detrás mio, mi hija, la amiga de mi hija con su madre, mi mujer y mi otro hijo, se burlan del señor mayor que nos quiso atropellar y tiene el auto abollado ahora. Debe ser feo, pienso, ser viejo y estar enojado y que todos se rían de vos. Para evitarlo uno debe intentar no andar por la vida atropellando gente.
Seguimos, muertos de risa. Yo perfectamente hubiera sido capaz de matarlo, para qué ocultarlo. Pero claro, dentro de unos pocos años yo voy a tener su edad. La gente se va a reír de mí, pienso. Deberé comprarme una ametralladora para el próximo recital.
Un señor desesperado le grita a su hija en el teléfono que hace tres días que está allí, que quiere irse y “vos no venís”
Me parece divertido. Nos reímos también de él mientras avanzamos por la multitud a los codazos. Mi hija dice que no ha comido que su azúcar está demasiado baja. Damos con un quiosco. Compramos coca y alfajores. Cuarenta y cinco pesos. ¿Es el chino? Le pregunto a propósito de la pelea de box que están dando por su tele y que había programado de quedarme viendo con mi hijo. El chino es el chino Maidana contra Floyd Myweather. Dios, cómo me gusta el nombre Floyd. Pienso en Pink Floyd. El quisoquero dice que no, que es la preliminar. Buenísimo nos decimos con Jordi, entonces vamos a llegar a verla.
Al fin damos con nuestro auto.
Llegamos a casa.
Comemos sándwiches.
La pelea la gana Floyd Myweather. Pero para mí estuvo pareja. El chino la peleó de guapo. Jordi se quedó dormido, lo llevé alzado hasta su cama.

La tapa de asado, la verdad, me salió deliciosa. Llega una amiga de mi hija. Dividimos las porciones, no alcanza bien para todos pero no importa. Mi hija le cuenta su experiencia en el recital a su amiga. Y mi hijo la parte en la que yo le hubiese partido la cabeza al señor mayor de la camioneta. Se siente orgulloso de mí. Vaya héroe, le digo. Recuerdo que me dibujó los otros días como un súper héroe, todo pelado, visto de atrás. Mr. Paisajista, me bautizó y me hizo con una capa que en realidad es una cascada y bien pelado. Vaya héroe, me vuelvo a decir. 

56 comentarios:

  1. Vengo del Viña Rock de la boticaria y me encuentro con el One Direction de Mr. Paisajes. Qué duro es ser padres. Menos mal que los dos lo contáis con sentido del humor, Y que en ambos casos la preocupación se quedó simplemente en eso.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sentido del humor creo que es lo último que debe perderse. La gente que no tiene sentido del humor se pierde grandes momentos.

      Eliminar
  2. Una ametralladora para el próximo recital? Ya? Está realmente próximo a la vejez o que su hija se olvide de asistir a recitales por varios años, supongo.
    Dígale no a la violencia, dígale no a One Direction.

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto amigo, la violencia con que trataron a las chicas, la indiferencia, lo berreta de sus bailes y de sus cantos. Un asco. Y cómo somos que vamos calladitos y les pagamos un monton de plata. Damos bronca. Decir que nos quedan las peleas de bailando por un sueño para consolarnos. Dios, creo que voy a suicidarme un ratito y vuelvo.
      ah. gracias por comentar.

      Eliminar
  3. Gajes del oficio de ser padres en tiempos de "One Drection"... Anoche veníamos de la Feria del Libro y quedamos atrapados en Liniers. En el Fortín (club de mis amores) Pucha, Fernando, quizás nos cruzamos y no te pude saludar! Estaba heavy la cosa! Chicas apasionadas, personas enojadas, autos mal estacionados, los poli al pedo, y siga el baile, mi amigo! Un abrazo fuerte! P/D: Lo mejor el domingo que pasaron en familia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la tapa de asado. la hice despacito. Si la apurás sale dura, pero con la parrilla alta y de a poquito se hace rápido y queda tierna y jugosa. Espero no seas vegetariana.

      Eliminar
    2. Vegetariana???? Vade retro Satanás!!! (Uyyy los ecologistas me van a matar!) La próxima avisame que yo llevo el vinito, vale? ;-)

      Eliminar
  4. Garriga .... me agradó tu relato, además de todos los percances has incluido al chino Maidana jajja

    Recibe mis saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Doris, tanto tiempo. Claro. Me senti como maidana abollandole la camioneta al pobre viejo que estaba re loco

      Eliminar
  5. Caballero, no deje ud. que su hija vaya a un concierto sola o con una amiga. Aunque sea de One Direction. Los conciertos son más peligrosos de lo que pensamos, pero me alegra que todo tuviese final feliz. Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si amigo, tenés razón. No evalué el peligro por no ser un padre alcahuete. Es cierto. Ella también se dio cuenta pero lo resolvió perfecto.
      Gracias por pasarte, lei tu entrada musical del otro día. No comenté nada pero la leí. Un abrazo

      Eliminar
  6. Al margen del relato que me implica casi desde la primera frase conese concierto incierto quiero decirle que su personaje-usted es un caballero. Yo al viejo de la camioneta le exigiría respeto de peores maneras. No suelo pagar la cuenta de las frustraciones ajenas. En cualquier caso lo dicho, se le ve a usted cuando escribe el señorío y lo caballeroso además de lo genial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias S pero no creo. Soy bastante de olvidar la caballerosidad pero era un viejo el tipo. Igual jamás fui de pelearme. Jamás.

      Eliminar
  7. jaja muy buen relato... que quilombo lo de los recitales no? un bardo... y mi hija va también a veces.... agradezco que los Jonas Brothers se hayan separado je... par le próximo ya sabes, bien atento... salu2 master...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, mientras no le de por arjona. Que se yo, lo resolvió bien. Usted sabe si tiene hijas, nos ponemos orgullosos por cualquier cosa. Le mando un abrazo.

      Eliminar
  8. ah la pelea una lástima, pero bueno, un empate ahí es derrota... salu2 de nuevo..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. exacto pero fue un placer verlo. No me gusta mucho el box pero hay que ser valiente para subirse ahi mamita.

      Eliminar
  9. Pues me tomo uno de gruyere con este de realidad y me queda una merienda bien apetitosa. Besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Raro que yo escriba de realidades no Francesca?

      Eliminar
    2. No, elegí mal la palabra: substituye realidad por cotidianidad.

      Eliminar
  10. Siempre fue mi fantasía más rara perderme en algún lugar y conocer a X persona que me cambie la vida... espero no me pase lo primero, ya que probablemente me encuentre con botellas de Fernet en la vereda y mi celular deje de ser mío. Por lo menos por la parte de Liniers por la que caminé cuando fui a ver a Sir Elton.
    Que bueno que nada pasó y supongo que, antes de que llegue la etapa de las risas, seamos nosotros los que aporten.
    Las cadenas no tienen que cortarse.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. lo mejor de la vida es irla cambiando uno mismo, camila. Eso es lo mejor. Si esperamos a otro para que nos la cambie estamos sonados.

      Eliminar
  11. ¿Ves? Esta entrada ilustra a la perfección por qué yo jamás sería feliz en un lugar como Capital. Es más, ni siquiera en Buenos Aires. Esas cosas no pasan mucho aquí... al menos no con frecuencia. Por suerte la historia tiene un final feliz. Siempre es una alegría encontrar a la gente que uno busca- Con más razón si son tus hijos!!!

    Eso de agarrarse a pelear me horroriza. MEnos mal que no lo hiciste.

    Abrazos y gracias por estar.

    Emilie

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. la felicidad está en uno bella Emilie. Igual a mi tampoco me gusta. Vivo en un barrio de quintas, lleno de pajaros y arboles y peces en los estanques. Soy muy feliz en casa. me cuesta salir

      Eliminar
  12. Fernando: Voy a tratar de ir a la Feria, amigo. El horario se me complica, pero voy a intentar llegar. Mucha suerte!!! Un abrazo fuerte!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. traeme tu libro asi nos lo firmamos uno al otro. Gracias mil gracias

      Eliminar
  13. Que bonita historia con final feliz y un héroe real -viejo pero real- me ha gustado mucho :P


    Besos Garrigas (me desmayo si mi hija se pierde)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí, es una situación comprometida, pero bueno, la superamos. Salí con el alma en el bolsillo pero ya, por telefono e daba como que la señora era buena. Intuición materna que le dicen, que yo tengo y mucha. je

      Eliminar
  14. un caos... me contaron que fue... yo ni por un millón de dólares me acercaba a un km a la redonda... claro que por un hijo no hace falta millones :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. es verdad, pero qué querés que te diga, yo por un millòn soy capaz de hacer muchos desastres. Gracias por pasarte.

      Eliminar
  15. No te imaginaba yo ni la mitad de héroe, pero ya he cambiado de idea por si acaso, jajajaja
    He disfrutado de la historia como siempre, o un poquito más porque una va pensando en que estás contando un hecho real. Y otra cosa en la que me he fijado hoy (cosas así de estúpidas me pasan) en el nombre que le has puesto a tu hijo : Jordi. No creo que haya muchos por ahí verdad? Y creo ahora recordar que desciendes de catalanes y navarros. Sí creo que sí.
    El Jordi sigue fenómeno como dibujante.
    ¿Qué tal te ha ido en la Feria?
    Bicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni jordis ni Galas como se llama mi hijita preciosa. Pero ya. Lo de la feria bien, claro que no soy un boom editorial. Es cuestión de marketing y estoy grande para andar publicitandome por los facebooks y esas cosas. El blog lo llevo con bastante hidalguía, creo, pero que a veces me cuesta, me cuesta.

      Eliminar
  16. Lo de pelado es una contingencia, lo importante es que seas un superhéroe, qué tanto.
    Alguna vez podrías organizar algo... y comer asado, no sé, digo nomás.
    Un abrazo.
    HD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola humberto. Claro. Vamos por el asado. ya organizo. Te bancás el viaje a ezeiza? serás muy bienvenido. (en realidad canning, suena más chetito)

      Eliminar
    2. Por un asado puedo hacer cualquier cosa.
      Lo arreglamos por mail, cuando quieras.
      Más abrazos.

      Eliminar
  17. ¡Qué caos! Padres, hijos, amigas, madres, conductores de camionetas dispuestos a pasar por encima de quien sea; gritos, desencuentros, móviles que no tienen batería, coches parados, bocinas a tope, desmayos y encima de todo eso, la angustía que se vive por una hija perdida en manos de una extraña. Creo que la mujer grenchuda que viste con otros indigentes, en torno a un fuego, debajo de los puentes de la General Paz, era yo. No había lugar mejor y más tranquilo en kilómetros a la redonda. El puente hacía honor a su nombre, Paz.
    ¡Me alegro del feliz encuentro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sii, un caos tremebundo, María. Me sorprendió en realidad, y eso fue lo que motivó el texto, encontrar en mi la sensación de tener ganas de ejercer la violencia. De sentirme capaz de moler a un tipo o de reventarle el auto. Pero no creo que lo hubiera llevado adelante aunque uno nunca termine de conocerse.
      ¿Sabés que soy vasco, María? Mi apellido materno es Sarrasague y mis bisabuelos eran Berterreix y más arriba, Erramouspe.

      Eliminar
    2. Cuando Chema publicó mi Macondografía me lo dijiste. Bilbao es la capital industrial reconvertida en los últimos años en una capital de servicios fantástica por el buen hacer de su alcalde, de los que hay pocos en este país. Ha muerto hace poco dejando la ciudad con cero deudas. San Sebastián es la capital turística porque la naturaleza le ha dotado de un paisaje junto al mar inigualable y la mía, Vitoria, es la capital política, porque así lo quisieron las otras dos; pero siendo la más provinciana es fantástica para vivir, mucho parque por todos los lados, tranquila, peatonal en gran parte, para ir en bici. El año pasado fue green capital y este ha sido declarada ciudad gastronómica, Te la vendo para que cuando vengas a visitar tus raíces no te quedes solo en las otras dos, ya verás te llevarás un grato recuerdo. Acabo de llegar de NY y lo que más me sorprendió al pisar mi ciudad fue el silencio, la tranquilidad y lo cuidadas que estaban sus calles, sus aceras, sus bajos edificios con miradores característicos y lo que destacaba el verde por todos los lados. Justo lo que no abunda en la ciudad de la que venía.
      Un abrazo :)

      Eliminar
  18. Un excelente tema como pretexto para sacar a relucir tu talento Garriga, me atrapó tu mini narración y no pude dejar de leer hasta el final.
    Un abrazo desde la tierra de Calafia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias prima. ahora por tu culpa tendré que investigar esto de Calafia en los insondables limites de mi ignorancia.

      Eliminar
  19. jaja Mr. PAISAJISTA “GARRIGOWSKI” volando a salvar a su niña de la locura de las hordas enfervorecidas de las fans...mientras tantísima gente debe vivir “bajo la atmósfera que el vino en cajita provoca en sus mentes, para... estar tranquilos” y no enterarse de nada...por fin lo consigues ¡¡pero qué padrazo estás hecho!! Naturalmente que todavía hay seres buenos, tú por ejemplo y no mientas, tú no serías capaz de matar a un viejito, si acaso... un coscorrón... por cabezota :-)

    Te lo he dicho, cada vez me gustan más lo dibujos de Garriguita...te ha clavado:))

    Ah! y mira, ya puestos, te diré que me gustan muchísimo más Pink Floid, naturalmente, pero estos.. no están mal ¡escucha! dile a tu hija que la próxima vez vamos juntas jaja... Mientras, dejé colgado tu libro en mi tablón, espero que haya ido muy bien sus ventas en la feria:)


    A fuerza de leerte ya os veo como familia así que... muchos besos a todos de tía María jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. sí que soy capaz. Soy capaz de todo. Eso es lo divertido. Intento practicar la bondad como un camino. A veces me salen otros, pequeños desvíos. La literatura es terapéutica en ese sentido. Pero la maldad exige demasiada inteligencia, por eso de cubrirse ya que todo lo que uno ejerce sobre otros, vuelve. Estar en guardia todo el tiempo.Preferí el relax y tuve la inteligencia de darme cuenta, tarde, como siempre, de que no me daba para mucho más la inteligencia. Gracias, María. Sos querible. Tía María es una bebida aquí.

      Eliminar
  20. Sr, además de un placer es casi una obligación visitarte...Garriga y garriguita, dos contra el mal!
    Más allá de la veracidad de lo dicho, lo llevás como una gran ficción
    Abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Efa. todo un halago de tu parte con lo bien que escribis. Sí, ante todo exijo la ficción.

      Eliminar
  21. un placer haberte encontrado conpatriota

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. bueno, gracias querida. Vos estás en Miami si no me equivoco.

      Eliminar
  22. Yo vivo cerca de vélez y paso constantemente en mi camino a capital -a la facultad, a reunirme con gente... viste cuando sos del oeste y TODO es yendo por juan b justo? jaja. Fue una semana infame, y eso que lo más cerca al momento del recital que estuve pasando por ahí fue el viernes a la tarde, ya había nenas gritando y millones de carpas, liniers era un camping! Estuviste piola de estacionar lejos el auto, era un desastre anunciado la salida del estadio. Me gustó mucho lo del señor que quería ocupar "su metro" y que le hayas dado "su merecido", la gente cada dia se preocupa menos por el otro. No será cosa que, sin gente como vos, terminen todos chocando gente!
    Me gustó mucho mucho tu blog! me voy a quedar por acá :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. gracias Hiperbólica, bienvenida. Así que sos de Virreyes, bien, tengo cierto pasado ahí. Tenia un maestro por esa zona, Iba una vez a la semana a la calle Fragueiro. Te mando un abrazo y nos leemos.

      Eliminar
  23. Un relato vestido de gala,palpitante de angustia, dentro de una montaña rusa de variantes que atraviesan tu personajes. El entorno agresivo en que todo sucede nos hace participar en su atracción a los hechos de furia.
    El final feliz lo hace digerible en clave de paz y deja avisos de cautela que siempre se dan dentro de los escenarios megaurbanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. las megaurbes son despreciables por la negación de la naturaleza que suponen pero tienen ese encanto de los humanos mirando lo que hacen otros humanos, como si fueramos paisajes de nosotros mismos. Muchas gracias, Carlos.

      Eliminar
  24. Casi sufro de angustia, también yo, por sobrevivir entre tanta marabunta.
    Por cierto soy Pérfida
    Un saludo coleguita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. un saludo señora. La marabunta es un término apropiado cuando parecemos hormigas en un hormiguero derrumbado por un pie gigante.

      Eliminar