domingo, 18 de febrero de 2018


Página 55, quemá esos papeles

Fondo con fondo, el jardín de la casa de mis padres daba al de la de un vecino, en ángulo. La parrilla no la usaba para asado, no: quemaba papeles. Cada quince o veinte días quemaba papeles. Este debe ser montonero, decía papá. Debe estar quemando literatura montonera por miedo a que vengan y se la encuentren. Le quedó el mote: el monto. Tenía una perra que se llamaba Jimena. También, por extensión, le decíamos Jimeno. El monto, el Jimeno. Y la Jimena a la esposa. Mis papás se saludaban con los Jimenos cuando se cruzaban en la calle. A veces volaban pedazos de papeles carbonizados por el tubo de esa chimenea. Caían a nuestro jardín, eran restos calcinados de revistas. No se deducía nada de dos, tres letras que se entreveían. Nada.

Años después, un día que mis viejos no estaban, con unos amigos nos sentamos a fumar porro en el jardín. Había sol, era un día precioso. El Jimeno nos miraba detrás de la cortina de su ventana, su silueta se entreveía por el contraluz. Mis amigos me dijeron, mirá, tu vecino nos espía. Ese, dije yo, quemaba cosas. Para ellos no significó nada que el tipo quemara cosas. Seguimos fumando, el vecino siguió en el trasluz, como un fantasma.


5 comentarios:

  1. Los que más tienen que ocultar son los más preocupados en que los demás no oculten algo. Será por aquello del ladrón y su condición.
    Un abrazo, Fernando.

    ResponderEliminar
  2. Es que detrás de cada palabra hay tantas otras palabras tras las cual hay tanta vida vivida... que los significantes y los significados son vos y yo y
    Te abrazo! Y no escribís también, escribís tan bien...

    ResponderEliminar
  3. Pues no sé si me ha impresionado más tu Mimi que se suicidó a la Marilyn, el gorila que no es seguro que lo fuera pero que lo relataste como si de verdad estuviera escondido entre el follaje del parque o este vecino incinerador tuyo cuya presencia a contraluz inquieta más a tus amigos que el hecho de que queme cosas ... ¿Sabes lo que siempre te ha hecho especial a mis ojos cuando te leo? que aun cuando tus frases son enormes y tus descripciones pormenorizadas no soy capaz de levantar los ojos desde el principio al final de tus escrito... y pudo asegurarte que soy muy pero que muy vaga leyendo ; )

    Mil gracias por seguir acordándote de nosotros ...siempre supe que serías un escritor reconocido... porque buen escritor lo has sido siempre. Enhorabuena por tus tres libros!

    Un abrazo enoorme GARRIGA!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. cómo olvidarme, por favor. El tiempo que te tomas en cada respuesta, el cariño que ponés. No . No me olvido. y una cosa más: Cada lectura es un hecho singular, María. No puede leerse un libro dos veces por eso del río, que el agua corre. Sin lectura no hay escritura. Solo silencio. Con tu lectura, hay música,
      Muchas, gracias.

      Eliminar
    2. jaja tus palabras hablan entre ellas, nunca hay silencio en tus escritos.. pero OK! si tú no nos olvidas ( gracias a ti ; ) y sigues colgando tus escritos aquí, tarde más o tarde menos, te prometo seguir tocando mi acordeón de palabras encantada ... aquí, a sus pies ; )

      Eliminar